El parque natural de los Valles Occidentales del pirineo de Huesca es nuestra casa.
 
El aprovechamiento continuado, durante siglos con una importante cabaña ganadera de los pastos alpinos y subalpinos dan lugar a las llamadas tascas y estibas, estos pastos quedan cubiertos por la nieve durante gran parte del año, provocando una floración explosiva al comenzar el verano, que conforman unos paisajes pastorales mas significativos del Parque natural de los valles occidentales, espacio declarado en el 2003.
 
La variedad de condiciones ambientales hacen que Los Valles alberguen una gran riqueza de especies de flora y fauna, alguna de ellas endémicas (exclusivas del pirineo). Pero sin duda, la especie más emblemática es el oso pardo u onso (Ursus arcto).
 
 
Las actividades agropecuarias y forestales tradicionales han contribuido a modelar un hermoso paisaje que conjuga los elementos naturales con la mano del hombre y que hace de este territorio un lugar atractivo para el turismo.